Entrevista a Amadeu Casellas

Amadeu Casellas, ex preso anarquista que salió de la prisión el pasado 9 de marzo después de 23 años de condena llenos de lucha, denuncias y represalias.

Gloria y Rachid / Terrassa responde / 2-5-2010

Amadeu Casellas, expreso anarquista que salió de la prisión el pasado 9 de marzo después de más de 23 años de condena llenos de lucha, denuncia y represalias, en la actualidad se encuentra en libertad. Conseguir la libertad que le correspondía no ha sido fácil ya que múltiples montajes lo han retenido 8 años más de lo que le tocaba. Ha sido una condena larga que lo ha hecho experto en leyes, sobre todo, en leyes penitenciarias ya que son muchos los escritos, recursos, quejas… que ha escrito, no solo para reclamar sus derechos, sino para reclamar los derechos del resto de reclusos. Este conocimiento de sus derechos lo ha impulsado a reclamarles de múltiples formas hasta llegar al extremo de las huelgas de hambre, la última de 100 días.

Actualmente se encuentra pendiente de la sentencia del último juicio ya celebrado fuera de la prisión y que es uno de los muchos montajes que ha sufrido. Pero no se muestra preocupado por el juicio y afirma que: “vendrán otros juicios, viviendo en el sistema que vivimos es inevitable.”

¿Cómo fue el último juicio, el del día 15 de marzo?

Por lo visto alguien llamó a una amiga mía el día antes de que me viniera a ver y le entregó una bola con droga. La policía tenía la información y al día siguiente cuando ella entró al aparcamiento de la prisión la policía secreta ya la esperaba. La detuvieron durante un día y la liberaron a cambio de que me acusara. A mí no me notificaron nada de eso y tampoco pude tener contacto con ella. Once meses después, cuando llega la hora de darme un permiso, es cuando me dicen que tengo una causa pendiente y que no puedo salir. Me acusan de tráfico de drogas y casualmente me piden 8 años, justamente los 8 años que ya han reconocido que he pasado de más en la prisión. Por lo visto lo que están buscando es no pagarme los 8 años de más que he pasado encerrado a cambio de no entrar en la prisión de nuevo.

¿Puedes denunciar estos ocho años de más que has pagado?

Por supuesto, las leyes de este país dicen que el máximo que se puede estar                 preso son 20 años según el código nuevo, en el antiguo este periodo estaba fijado en 30 años. No me han querido aplicar eso, imagino que por mi ideología. Técnicamente te pueden decir que si que tienes razón o que no, todo es legal, entonces a mi me dijeron que no. Aun así me debían años de preventiva que tampoco me querían reconocer, me decían que no existían estos periodos de preventiva, esto me llevó a hacer una huelga de hambre el año 2008 de más de 70 días.  Llegamos al acuerdo de que saldría de permiso el año 2009 y entonces salieron con el tema de las drogas un día antes del día que debería de haber salido. En ese momento le dije a los abogados que no quería permisos, que lo que quería era mi libertad total y empecé una huelga de hambre que se prolongó durante 100 días.  Una vez cumplidos estos 100 días de huelga de hambre se llegó al compromiso de realizar una revisión de mi expediente, abandoné la huelga, también en parte porque estaba muy tocado, había entrado dos veces en coma. Me trasladaron a la prisión de Gerona y allí, cuando le pedí a un jurista que revisara mi expediente, me dio que estaba prohibido tocarlo, que había órdenes precisas de no tocar nada.

Aún así la jurista me reconoció que tenía razón y que me debían años, a raíz de eso, empecé a escribir a los juzgados, después de una semana llegó el reconocimiento de que me debían 4.365 días.

¿El primer atraco que hiciste fue en los años 70’s, verdad?

Los primeros atracos que yo hago son cuando yo estaba metido en la FAI, pero la Federación Anarquista Ibérica no era partidaria de este tipo de acciones. En aquella época había varios grupos autónomos anarquistas, nosotros formamos uno en Vic y decidimos atracar bancos, era una manera de recuperar dinero. Lo que conseguíamos lo dividíamos en partes, una parte era para la gente que lo necesitaba de la comarca de Osona, otra parte para nosotros y la otra se destinaba para financiar la publicación de fanzines, revistas, diarios… anarquistas. En aquella época era todo clandestino. Los primeros atracos los hicimos en el año 1975 y nos detuvieron en el 1979.

¿Cuál era la situación de las prisiones en aquella época?

Había torturas, había asesinatos dentro de la prisión. Esta supuesta democracia que se dice que hay en las prisiones actualmente no llega hasta finales de los 80’s. A principios del 1984 los carceleros empezaron a cambiar el uniforme franquista por el que llevan ahora. En esta época creamos una comisión de presos y empezamos una huelga de hambre en La Modelo con la participación de más de mil ochocientos presos, extendiéndose después a otras prisiones del resto del estado. Con eso, conseguimos el compromiso del PSOE, que fue el ganador de las elecciones del 1982 por mayoría absoluta y en el 1983 aprobaron una “mini reforma”. Esto significó que muchos presos que llevaban tres y cuatro años a la espera de juicio salieran en libertad, esto supuso la libertad de miles de presos.

En el 1984 pasaron las competencias de las prisiones a la Generalitat de Catalunya, al principio esto supuso algunos cambios, incluso parecía que mejoraría la situación, pero en realidad incluso han sido peores. Con los años se ha ido viendo, por ejemplo en el 1981-1982 conseguimos que entraran a la prisión los equipos de tratamiento, aunque no han servido de nada, conseguimos que entraran más médicos, los bis a bis, las llamadas de teléfono…  A finales del año 1988 conseguimos que nos dejasen comprar con nuestro dinero, tener televisión en las celdas y en el 1990-1991 fue cuando realmente empezó a haber un poco de cambio dentro de las prisiones en el sentido de que la gente empezaba a tener permisos.

¿Cómo funciona eso de la reinserción laboral?

Los presos antes trabajaban en talleres productivos y no había Seguridad Social, un grupo de presos hicimos una denuncia y a raíz de ella nos aseguraron. Después, fue como un efecto dominó que hizo que se aseguraran los presos en toda Catalunya y automáticamente en el resto del estado español. Pero esta Seguridad Social fue una trampa, porque en prisión un preso no tiene derecho a baja por enfermedad, ni vacaciones, ni a liquidación y los sueldos que se están cobrando son de unos 200 euros mensuales.

Al principio de los 90’s se formó el CIRE, lo llamaron Centro de Iniciativas para la Reinserción, pero en realidad es un centro de iniciativas para la explotación laboral.  Cuando empiezan a entrar los extranjeros, los inmigrantes, que curiosamente en la calle son personas ilegales pero dentro de la prisión se convierten en legales y cotizan, pero cuando salen se vuelven ilegales, por arte de magia el número de la seguridad social que han tenido y por el que han cotizado desaparece. Éste es el sistema español.

El CIRE en la actualidad se ha apoderado de los economatos, de las lavanderías, en definitiva se ha apoderado de la explotación de todas las prisiones catalanas donde la explotación laboral es increíble.

En el 2008 hicimos un seguimiento de las cantidades de facturación del CIRE, la información que conseguimos nos dice que esta institución tuvo una facturación de 23 millones de euros en el 2008, contamos lo que se había pagado a los presos y esta cantidad ascendía unos 900 mil euros, la diferencia de dinero se perdió en el laberinto que hay al interior del CIRE. Es una pirámide compuesta por un gran número de cargos que cobran unos sueldos muy altos y no trabajan. Los beneficios del CIRE, como empresa pública, tendrían que repercutir en los presos pero no hay beneficios ya que se pierden por toda esta pirámide directiva.

Los equipos de tratamiento manipulan a los presos para que trabajen. Si alguien quiere tener beneficios penitenciarios, permisos…  le dicen que a cambio tienen que trabajar. Sino aceptas la explotación laboral no saldrás de permiso, pero incluso así, son pocos los que acceden a estos permisos y todavía menos a la condicional.

Los extranjeros no pueden luchar, no porque no quieran, sino porque desconocen sus derechos y el sistema se aprovecha de eso.

La prisión es una fábrica de explotación a nivel catalán, vasco y español.

¿Tendrías algún ejemplo claro que desnude a la prisión de su papel reinsertador?

Si, las drogas por ejemplo. Las drogas legales son mucho peor que las ilegales. En teoría la metadona es una droga legal que sirve para deshabituarse de la heroína y las dosis tienen que ir de mayor a menor cantidad, pero en la prisión lo hacen al revés de menos a más; y si a eso le añades que cuando vas al médico si le pides metadona te la suministran sin comprobar si ya eres consumidor o no.  Si quieres psicotrópicos, tienes psicotrópicos. La adicción a la metadona es más fuerte que la de la cocaína o la heroína.

¿Sigues pensando que los atracos son una forma de lucha necesaria?

Si, por qué no, ahora hay otras maneras, puede ser que el atraco sea muy violento, muy brutal, pero tenemos el ejemplo de Eric Duran que con un ordenador… Pueda ser que en lugar de pistolas tengamos que ir con ordenadores, pero la lucha sigue igual. Yo no me arrepiento de nada de lo que he hecho, todo lo que he hecho está bien para mí. Me arrepiento de haber pagado todos estos años de condena y después ver la poca vergüenza que tienen, el cinismo y la hipocresía. Casos como el del Palacio de la Música con Fèlix Millet que no ha sido ni un día detenido, el caso de Petroria, todos están fuera, Palma Arena y así podríamos ir continuando… Estos tipos de personas no entran en la prisión, en la prisión entran los trabajadores, los que tienen pocos recursos y que roban por necesidad. Sin tener en cuenta los presos por delitos sexuales o de sangre el resto de personas que están en prisión, la mayoría de ellas el único delito que han cometido es no tener el dinero suficiente para demostrar que son inocentes, éste es su gran delito. Por eso, en Catalunya hay una propuesta de hacer un grupo de apoyo a presos.Grupo necesario, ya que hoy en día entra en prisión todo tipo de gente, por una multa o por cualquier otra cosa. El sistema es muy represivo aunque nos digan que es democrático, yo pienso que estamos como en los años 70 porque el sistema funciona igual.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s